La Restinga

Datos útiles para una visita a la Restinga y al Mar de las Calmas


Uno de los mejores lugares donde pasar unos días de viaje en la isla del Hierro es, sin lugar a dudas, el pueblo de La Restinga. El motivo de tu estancia puede ser simplemente el disfrute de la tranquilidad de este pueblo de pescadores, la idea de hacer algo de buceo en el paraje marino del Mar de las Calmas, o bien la combinación de ambas.

En cualquier caso, la mejor forma de acceder a este pueblo es en coche, ya sea vehículo propio (si te lo has traído en ferry desde otra isla) o de alquiler. Si no es el caso, puedes usar el transporte público (muy económico) o conseguir que algún local u otro turista te lleve hasta allí, pero esto te llevará un poco más de tiempo.

En cuanto al alojamiento, dispones de diferentes opciones de apartamentos que se alquilan a precios que están en torno a los 30-50€ la noche. Si vienes con la intención de bucear, los clubes de buceo os ofrecen la opción de la gestión del alojamiento cuando reserváis con ellos las salidas de buceo (ofertas pack buceo + alojamiento).

En mi caso, esta experiencia la tuve con el club Benthos buceo y puedo decir que resultó muy práctico. Otros clubes de buceo de la Restinga son: Arrecifal, Buceo el Hierro, El Tamboril, La Restinga y Taxi Diver, con sus diferentes ofertas para inmersiones, alquiler de equipos, cursos y demás.

 

Por Philippe Guillaume (heure de pointeUploaded by Pieter Kuiper) [CC-BY-2.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/2.0)], via Wikimedia Commons

 

Además de bucear, puedes disfrutar de un baño en la pequeñita y tranquila playa que hay en el mismo pueblo o bien ir a visitar uno de mis lugares predilectos en esta isla, Tacorón.

Para esta visita necesitas ir en coche, aunque también he visto que hay una ruta para ir andando (no te puedo aconsejar sobre esto porque no la he hecho aún).

En cualquier caso, yo te plantearía el llegar a Tacorón pasado el mediodía, por ejemplo después de haber estado buceando a la mañana o de visitar otros lugares de la isla. Si no has comido, llevaros algo de picnic y comer allí mismo (dispone incluso de fogones y agua potable).

Así, puedes disfrutar del sol de la tarde, daros unos buenos baños y hacer snorkel en el mismo Mar de las Calmas, dentro de la zona de Reserva Marina (con su normativa) y, lo mejor, disfrutar de una hermosa puesta de sol en un entorno de mar y coladas volcánicas.

Ahh! Casi se me olvidaba, antes puedes visitar también la Cueva del Diablo que está allí mismo.

 

Puesta de sol en Tacorón

 

Otra visita que puedes hacer, algo más alejada de La Restinga, es la del emblemático Faro de Orchilla.

Situado en la zona donde antaño pasaba el meridiano 0, límite que marcaba la tierra conocida, y que sirvió de guía durante muchos años para los barcos que se dirigían a América. Aquí también podrás bañarte y disfrutar de una maravillosa puesta de sol.

 

Puesta de sol en el Faro de Orchilla
 
De entre los puntos de interés de esta parte de la isla, estos dos que te he mencionado son los que a mí mayor huella han dejado, pero no dejes de ver el resto si tienes ocasión.
 
Finalmente, después de tanta actividad, buceo, baños, visitas,…toca pensar dónde comer…y por supuesto, comer pescadito fresco.
 
En el mismo pueblo de La Restinga, yo tengo mis sitios predilectos, la Tasca La Laja (ideal para unas tapas y unas cañas después del buceo o incluso comer, ya puestos), el Rte. El Refugio y Casa Juan. Hay otras opciones para elegir si lo prefieres. 
 
En cuanto a qué comer, para los que no conocéis la gastronomía canaria, a parte del pescadito fresco (ej. la vieja, el cherne o el mero) con sus “papas arrugadas” y sus mojos, puedes probar el escaldón (en este caso de pescado), los tollos, el sancocho, el queso tierno, las quesadillas como dulce e incluso atreverte con el vino herreño, entre otros productos y platos típicos.
 
Ten en cuenta que el pecado fresco siempre será algo más caro, aunque en esta isla es más económico si lo comparamos a otros lugares. No obstante siempre es conveniente consultar precios.
 
En fin, si tienes la oportunidad de visitar este rincón de la isla del meridiano que, modestamente, te he presentado aquí, ¡disfrútalo como yo lo hago cada oportunidad que tengo de ir, no te defraudará!
 
Quizás te puede interesar:

Deja aquí tu comentario