PN Ordesa

Valle de Ordesa…recorrido por un valle glaciar



Uno de los lugares más impresionantes e interesantesde la geografía pirenaica es, sin lugar a dudas, el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido: un paisaje lleno de contrastes, fruto de una complicada historia geológica y morfológica.

 

Este Parque Nacional, de 15.608 hectáreas, Reserva de la Biosfera (“Ordesa-Viñamala”, 1977) y Patrimonio Mundial de la Unesco (1997) entre otros reconocimientos, es un conjunto orográfico formado por el mayor macizo montañoso calcáreo de Europa, el macizo de Monte Perdido (3.348m), con las cimas de las Tres Sorores o Treserols: Monte Perdido, Cilindro y Pico Añisclo (ó Soum Ramond), y a partir de ellas, como si de brazos se trataran, se abren los valles de Ordesa, Añisclo Escuaín y Pineta, con sus respectivos ríos Arazas, Bellós, Yaga y Cinca.

  

Uno de estos valles, el Valle de Ordesa, es el que vamos a conocer a través de una de las rutas trazadas en el interior del Parque nacional: el Itinerario Pradera de Ordesa-Senda de los Cazadores-Faja de Pelay-Circo de Soaso-Pradera. Esta ruta, sin dificultad técnica pero que puede resultar larga si no se está acostumbrado (6-7h con paradas), nos revelará un paisaje y unas vistas inolvidables sobre el Valle de Ordesa y el Macizo Monte Perdido que bien harán merecer la pena todo el esfuerzo realizado.

 

Vistas al Valle de OrdesaValle de Ordesa

 

El primer punto revelador de este recorrido se encuentra en el mirador de Calcilarruego (1.900m), al que se llega tras ascender unos 600m por la Senda de los Cazadores; senda de fuerte pendiente y tortuosa que no se recomienda en sentido inverso.El mirador nos descubre las primeras vistas e impresiones del Valle de Ordesa, el que dio origen a este Parque Nacional. Nos encontramos en el punto más ancho de este valle modelado por un glaciar hace ya unos 15.000 años, durante el último periodo glaciar. La masa de hielo que en esa época geológica se deslizó pendiente abajo, erosionó las paredes y el fondo del valle hasta darle la forma característica de un valle glaciar, amplio y abierto, en forma de artesa o de “U”, con rasgos tan característicos como las fajas, cornisas salientes en lo alto de la ladera que parecen desplomarse sobre el fondo del valle.

 

Desde el mirador, contemplamos puntos de la Simulación del glaciar en el Valle de Ordesaorografía de Ordesa, como son el Circo de Cotatuero y su cascada, las fajas de Racón y Fracuata, el Gallinero y el Tobacor, y avanzando un poco por el camino de la Faja de Pelay, se puede distinguir a lo lejos, frente a nosotros, la singular Brecha de Roldán. Esta brecha, que se abre a modo de puerta en la cresta del macizo, haciendo frontera con Francia, es el resultado de la acción erosiva del agua cincelando sobre materiales de diferente dureza.

 

 

 

 

Circo de CotatueroVistas del TobacorVistas de la Faja FracuataBrecha de RoldánDetalle de la Brecha de Roldán

 

El recorrido lo continuamos a lo largo de la Faja de Pelay siendo conscientes a cada paso de lo que estamos contemplando: paredes y cornisas que revelan la erosión sufrida, la amplitud y profundidad del valle, el río y cascadas que lo bañan, crestas y brechas que se adivinan algo más lejos…todo ello acompañado de los cambios y contrastes de la vegetación y fauna, que visten y acompañan respectivamente, este espectacular paisaje.

 

El gradiente altitudinal provoca el tapizado con diferentes comunidades vegetales y animales adaptadas a las variaciones climáticas que se producen.

 

Pisos de vegetación

Oreja de oso por Ghislain118 http://www.fleurs-des-montagnes.net (Own work) [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC-BY-SA-3.0-2.5-2.0-1.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons

 

El Parque Nacional cuenta con más de 1500 especies de flora pirenaica, entre las que hay especies comunes y otras endémicas o exclusivas de estas montañas, como la “oreja de oso”. Por todos los rincones, entre las grietas, a la sombra del bosque o en las zonas altas, crecen especies, siendo algunas de las más singulares las prímulas, las gencianas, los lirios, las siemprevivas, las saxífragas, etc
El muestrario de fauna también es amplio, desde varias especies de anfibios (destaca el tritón pirenaico, endémico), reptiles y peces, hasta las aproximadamente ochenta especies de aves nidificantes (de ahí el reconocimiento como Zona de Especial Protección para las Aves, ZEPA) y más de cincuenta mamíferos. De entre ellos desearemos poder contemplar el vuelo del quebrantahuesos, especie amenazada que cuenta con algunas parejas reproductoras dentro del Parque, aunque más fácil resultará contemplar al águila real, a la chova piguigualda o al buitre leonado desafiando las alturas, y a las manadas de sarrios y a las marmotas en los altos pastizales subalpinos. 

 

QuebrantahuesosSarrios en PN de OrdesaMarmota

 

Al final de la Faja de Pelay, llegamos al fondo del amplio circo Soaso, lugar que se corresponde con lo que fue la parte superior del glaciar, donde se depositaba la nieve que, por la elevada presión debida al peso y por las bajas temperaturas, se convertía en hielo. Desde aquí, podemos observar la panorámica del macizo Monte Perdido y acercarnos a la cabecera del valle para admirar la hermosa cascada de la Cola de Caballo

 

Circo de Soaso y Monte Perdido Circo de Soaso y Monte PerdidoCascada Cola de Caballo

 

 

Desde el circo Soaso comenzamos el recorrido por el fondo del valle, dejando a ambos lados sus impresionantes paredes y siguiendo los pasos del río Arazas, escultor actual del mismo. Pasamos por las Gradas del Soaso, donde el río se descuelga formando escalones y dejamos atrás las zonas de pastizales y pino negro para introducimos en el bosque de hayas y contemplar la cascada del Estrecho; continuamos el camino hasta el mirador de la cascada de Arripas y de ahí a la Pradera, donde habíamos empezado el día.

 

Valle de Ordesa  Gradas de SoasoGradas de Soaso

 

Este largo recorrido nos sirve como presentación del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y para hacernos una buena idea de su grandeza e importancia, pero en este extenso Parque nos queda aún mucho por recorrer…
La época del año a la que se corresponde esta experiencia es a principios de otoño. En invierno, el acceso a esta ruta está cerrado así como el de otras, debiendo informarse bien de cómo están las condiciones en cada momento y que se recomienda hacer. En cualquier caso, en Ordesa.com podréis disfrutar de imágenes del paisaje invernal de Ordesa y de información actualizada sobre las condiciones en el parque.

 

 

https://scontent-b-fra.xx.fbcdn.net/hphotos-prn1/t31/335015_10150652816725589_1051125430_o.jpg

Espero que os haya gustado el post y lo hayáis disfrutado!!

 

De esta misma serie: 

Deja aquí tu comentario